Tu Cerebro Al Desnudo

¿QUIÉNES SON ESTOS TÍOS?

Un guatemalteco y un maño, y no es un chiste

Un guatemalteco y un maño, y no es un chiste

Osman Salazar

Osman Salazar

El Dr. Strange rapado

Guatemalteco afincado en Mallorca, por el cerebro y por el tinto de verano.

Es latino pero no sabe bailar tan bien como cree. Lo que sí sabe hacer es operar el cerebro. El tipo lleva más de 3000 cirugías.

Está aquí para divulgar neurociencia en el día a día y por la fama. Y no precisamente en ese orden.

Ignacio Berges

Ignacio Berges

El Steve Jobs (de su pueblo)

Maño de pueblo dando tumbos por Países Bajos para mejorar su inglés, pero poco.

Soñaba con ser Steve Jobs. Tras unos tortazos de realidad, emprende y diseña para ser libre (en el fondo se explota a sí mismo).

Está aquí para crear un negocio muy guapo y por la pasta. Cerebro y dinero es un cóctel que le gusta bastante.

A mediados de 2019 conocí a mi mentor Juan Carlos. Este si que es un gurú pero de los de verdad. Le ha ido bien en los negocios y en la vida y sabe que el éxito no es tener un Ferrari en el garaje, sino ser dueño de su tiempo y de su cerebro.

Ojo, todos mis respetos si tienes un Ferrari, pero yo prefiero lo segundo.

Volvamos al tema.

Al poco, Juan Carlos empezó a mentorizar a un tal Osman. Recuerdo que me hablaba maravillas de aquel neurocirujano y yo escuchaba embelesado todo lo que me decía.

Me pesa bastante la cabeza así que, ya que la tengo que soportar, procuro sacarle el máximo partido a mi cerebro. Pero esto es otro tema.

Le pedí a Juan Carlos que me lo presentara y, finalmente, Osman se vino a mi podcast y lo exprimí al máximo en aquella entrevista.

Recuerdo que ese episodio fue de los más escuchados y despertó un gran interés.

Mi mente de negocios ya empezaba a ver que ahí había algo.

Además, hubo conexión entre nosotros y seguimos manteniendo el contacto hasta que, a los pocos meses, Osman me pidió que nos reuniésemos para contarme algo.

Yo estaba pensando lo mismo que él, así que, te mentiría si te dijese que me pilló por sorpresa lo que me dijo.

Quería proponerme que montásemos algo juntos.

Verás, muchas personas que están en el mundo de la ciencia suelen tener dificultades para explicar esos conocimientos y llevarlos a la práctica del día a día.

No les pasa a todos, pero si has tenido alguna vez delante un artículo científico sabrás que está en un idioma que, a muchos, se nos escapa.

Sin embargo ese conocimiento es valiosísimo y es una pena que se quede ahí.

Así que, precisamente por eso es por lo que decidimos juntarnos.

Un guatemalteco que sabe mucho de neurociencia (demasiado para su propio bien diría yo), pero le cuesta, a veces, bajarlo a tierra y un maño, que se ha metido al barro hasta las orejas y sabe poner las cosas accesibles y atractivas.

Parece el principio de un chiste, pero ojo, porque vamos bastante en serio con esto.

De todos modos, igual te hemos hecho gracia y te quieres suscribir ya, así que, déjame ponértelo fácil.

P.D: En esos emails, que hemos llamado dosis de cerebrina, descubrirás, entre otras cosas, porque entretener es una de las mejores armas para que tu cerebro retenga el conocimiento. Justo aquí debajo.

Estamos aquí para tu cerebro y por tu dinero, ¡en ese orden!

Estamos aquí para tu cerebro y por tu dinero, ¡en ese orden!

Estamos convencidos de que si le dedicásemos el mismo esfuerzo a conocer, cuidar y potenciar nuestro cerebro que el que le dedicamos a nuestro físico, el mundo iría mucho mejor.

Puede no gustarte esto, pero si no controlas tu cerebro este te controla a ti. Eso es así, nos guste o no, el cerebro manda.

Tenemos la ambición de proporcionarte las herramientas necesarias para que puedas agarrar fuerte tu cerebro y tomar el control.

No te vamos a engañar, no va a ser fácil y tú vas a tener que poner mucho de tu parte. Vamos, que te va a tocar currar.

Si lo conseguimos, a Osman y a mi se nos ocurrió que una buena idea podría ser cobrar por ello. Hacer de esto un negocio sostenible, vaya.

¡Vaya jeta que tenemos! ¡Querer cobrar por nuestro trabajo!

Ahora ya fuera de bromas, queremos que entiendas que esto es algo serio. Nos lo vamos a pasar bien, sí, pero vamos a currar como cabr*nes.

De momento, puedes empezar recibiendo nuestra dosis de cerebrina diaria por email. Esta si que es gratis y merece la pena, pero mi opinión es interesada así que, tendrás que juzgarlo tú.

Consumir nuestra cerebrina puede tener los siguientes efectos secundarios:

✓ No serás más inteligente pero podrías ser más lista y creativa.

✓ Más guapo tampoco te va a hacer, pero podrías ser más exitoso y atractivo.

✓ No tendrás un Ferrari en dos días, pero igual te ayuda a valorar otras cosas.

✓ No es que lo recomienden 3 de cada 2 médicos, pero yo sí.

✓ No te va a hacer adicto, pero casi. Lo bueno es que es gratis y saludable.

©2022 Tu Cerebro Al Desnudo ○ Made by Estudio Iber

Contáctanos: contacto@tucerebroaldesnudo.com